Orificios de escape

Orificios de escape

 

Los zapatos vacíos, lo único que encontró.

El inspector Castro, encargado de investigar tan misteriosa desaparición, llegó a una asombrosa explicación basada únicamente en la observación.

Restos de fibras textiles, pellejos de piel y gotitas de sangre adheridos a los agujeros de las suelas evidenciaban, en su opinión, que el preso se fugó atravesando, no sin esfuerzo,  esos angostos y lastimeros orificios. «¡Descalzo y sin recursos no llegará muy lejos!», exclamó ufano.

El alcaide, no sin cierto sonrojo, puntualizó que los uniformes ya viejos, deformes y deshilachados, exhibían desde hacía semanas evidentes rotos, por los cuales el preso podría seguir huyendo.

 

FIN

(Microrrelato extraído de la serie “El inspector Castro“)

Autor: Miguel Angel Salinas   

 

¡¡Suelta lo que llevas dentro, desahógate!!
 
                                                                
Volver arriba