¡Quédate!

 

Ahí afuera llueve mucho,

¿por qué tienes que salir?

Si te escucho y te hago caso,

dime que no vas a ir, no, no.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

Ah, ah-ah-ah.

 

Tengo ganas de abrazarte,

pero tú no lo sabes.

Eres como una pantera,

que ha perdido a su madre.

Sueño con acariciarte,

pero tú no te dejas.

Eres como una serpiente,

que se aleja y se aleja, no, no.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

Ah, ah-ah-ah.

 

Cuando miras de ese modo,

eres casi transparente.

Un coyote que está buscando,

la manera de no atacarme.

Esos ojos lastimeros,

que nunca han llegado a verme.

Tu sonrisa era hermosa,

pero ahora no te sale, no, no.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

 

 

 

 

 

No das miedo, sino pena.

¿Qué va a ser ahora de ti?

Estás solo en la selva,

yo contigo y tú sin mí.

Ahí afuera llueve mucho,

hace frío, quédate.

Vas desnudo y sin maletas,

quédate, quédate, por favor.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

Ah, ah-ah-ah, ah-ah-ah.

 

 

Autor: Miguel Angel Salinas   

 

¡¡Suelta lo que llevas dentro, desahógate!!
 
                                                                 

 

Volver arriba