Entretenidos, instructivos, descorazonadores, hilarantes, crueles, pero siempre recomendablesLéelos todos

No dejes pasarlo ni un día más  ¡¡ Actúa !!

 

Si cualquiera puede (debe) opinar acerca de lo que considere oportuno, yo no voy a quedarme a la zaga. Me juzguen y me reprendan después.…Léelas todas

Saga extraída de las novelas del Detective PancracioConoce la serie

Relatos mínimos, casi invisiblesUtiliza el microscopio   

Alcohólico hiperbólico, de espantosa rutina, debe lidiar con una madre que lo mantiene y con su trabajo de publicistaLeer

La paz del hogar se ve quebrada por una llamada inesperada. Alguien timbra a nuestra puerta. No queremos abrir, pero lo hacemos. ¡¡Error!!Leer

Universos paralelos¡Atrévete!

Siempre al límiteUna tras otra

Disfruta una canción que nunca has leídoSube el volumen

Historias psicodélicas, raras, hermosas, llenas de LSDLeer

Telarañas de confusión

  Telarañas de confusión   Tengo la misma edad hace muchos, muchos años. De repente decidí que todo sería perfecto. No cambiar, no seguir, plantarme, ser sólo un sueño. La realidad es virtual, algunos tiemblan por ello.   Es así. Lo descubrí, mirando al mar.   Tengo la misma edad

¡Knock-knock!

Los años trascurren con inexorable crueldad. Uno, aborregado en su rutina, apenas se apercibe de ello. Determinados achaques, apatía y un constatable cambio de humor reflejan que la juventud queda en un difuso pasado y que la madurez, frisando la senectud, comienza su implacable proceso de invasión paulatina, un poquito

Sergio Algora

Cap.1 Todo comenzó en un bar desconocido, ubicado en una zona en auge, frecuentada por jóvenes ajenos a nosotros, plagada de conversaciones que no entendíamos, de convencionalismos estancados, de música adorada por la mayoría y de moda que la uniformaba. En ese bar, oasis repleto de espejismos y calurosa extrañeza,

Volver arriba